La movilidad sostenible se caracteriza por el conjunto de desplazamientos que se realizan con la finalidad de recorrer la distancia desde el lugar de origen hasta el de destino reduciendo los impactos negativos en el medio ambiente. Se trata tanto del transporte público (autobuses eléctricos o cero emisiones, metro, tren, tranvía, etc.) como del privado (peatonal, bicicleta, patinete o vehículo eléctrico, etc.).

El aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero provocados por el transporte preocupa cada vez más, especialmente en las ciudades, donde los índices de contaminación atmosférica empiezan a ser considerados como un riesgo para la salud pública. La movilidad sostenible contribuye a reducir las emisiones nocivas, y por lo tanto, a disminuir la contaminación atmosférica y mejorar la calidad del aire en las ciudades.

¿Por qué es importante la movilidad sostenible?

La mayor parte de las ciudades cuentan con un modelos de infraestructuras que incentivan la movilidad para vehículos particulares por encima del transporte público. Sin embargo, este modelo nacido en el siglo XX, tiene unos cuantos efectos negativos que es conveniente conocer.

La contaminación del aire, la contaminación sonora, los efectos sobre la salud de la población, el uso desmedido de energía y el caos de tráfico, son solo algunos de los problemas que genera la movilidad tal como está hoy en día en la mayor parte de las ciudades.

Según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), el transporte es una tercera parte de toda la energía que se consume en la Unión Europea. La mayor parte de esta energía procede del petróleo, lo que significa que el transporte es responsable de una gran parte de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE, contribuyendo significativamente al calentamiento global y a la contaminación atmosférica.

Según el Informe de los Objetivos de Desarrollo Sostenible realizado por las Naciones Unidas en 2019, el transporte está detrás del 25% de las emisiones de gases responsables del cambio climático.

¿Cómo cambiar hacia la movilidad sostenible?

Cambiar nuestros hábitos de viaje puede tener múltiples beneficios: menos emisiones de CO2, menos costes e incluso menos estrés y fatiga.

Ha llegado el momento de revisar el uso de los distintos medios de transporte en función de la distancia recorrida:

  • 20 minutos para caminar es un tiempo más que razonable (algo más de 1,6 km) sabiendo que la OMS aconseja al menos 30 minutos de actividad física al día.
  • Un paseo de 30 minutos en bicicleta (es decir, 9 km) puede servir para hacer la compra o ir al trabajo.
  • 2 horas en tren para un viaje de negocios y 4 horas en tren para un viaje de fin de semana son más económicas y ecológicas que el avión.

Alternativas: 

  • La bicicleta eléctrica sustituye cada vez más al coche en las distancias medias, reduciendo las emisiones de CO2 por 100, pero también los costes.
  • El patinete eléctrico emite menos CO2 que el coche pero más que el transporte público. En muchos casos no se sustituye al coche sino a la bicicleta, el paseo, el autobús o el metro. Además, su uso es generalmente individual y tiene un ciclo de vida corto.

¿Te resulta imposible prescindir del coche? Piensa en limitar tu impacto medioambiental adoptando buenos hábitos:

  • Compartir el coche, por ejemplo con tus compañeros de trabajo: el uso compartido de vehículos permite evitar la compra, el mantenimiento y el seguro de un coche.
  • Adoptar un estilo de conducción eficiente: la forma de conducir también influye en el consumo de combustible. Así, evitar ciertos comportamientos como el exceso de velocidad o el inflado insuficiente de los neumáticos permite reducir el consumo de combustible.

¿Se puede ser responsable con el planeta y utilizar el coche?

Por supuesto que hay casos en los que, por cuestiones laborales, familiares, o simplemente por comodidad, no es posible moverse haciendo uso de medios no motorizados, o en transporte público. En esos casos, igualmente hay algunas alternativas para hacer un uso responsable del coche.

En la actualidad existen cada vez más marcas que se suman al diseño de coches eléctricos, por lo cual existe una gran variedad de modelos para elegir. Ya sean 100% eléctricos, o híbridos enchufables, definitivamente optar por coches Cero Emisiones y ECO es una gran alternativa para quienes no pueden dejar de utilizar este medio de traslado.

Es momento de que entre todos para poner nuestro granito de arena para contaminar menos el planeta. La movilidad sostenible es el futuro del transporte y cada vez hay más alternativas.

Compartir

Adicionalmente, también puedes ver más publicaciones clasificadas entre Los Cinco Pilares:

Responsabilidad
Líder
Grupo
Actuación ética
Actuación eficiente

Para saber aún más

Noticias positivas

Noticias positivas

Vídeos para el cambio

Vídeos

Artículos con principios

Artículos

Suscríbete a nuestro Boletín