El vidrio fotovoltaico presenta muchas ventajas. Se puede colocar en cualquier lugar, ya que al ser transparente se integra en cualquier superficie. Además de facilitar la entrada de la luz solar y de aislarnos de la temperatura y del ruido externo, puede convertir la energía solar en energía eléctrica.

Por lo que el vidrio fotovoltaico se presenta como un buen material para construir fachadas de edificios y rascacielos y se prevé que será el futuro de la arquitectura sostenible.

La arquitectura sostenible es un futuro en constante evolución; Aunque hay patentes de paneles solares ya a finales del siglo XIX, no es hasta la segunda mitad del siglo XX que la energía solar empieza a ser tomada en serio. En parte, gracias a la carrera espacial. Precisamente, este es el primer propósito de las investigaciones de Bell Labs.

El primer problema con el que se encontraron los primeros paneles solares fue su eficiencia de conversión de energía solar a eléctrica. En 1959, Hoffman Electronics creó paneles solares con un 10% de eficiencia. Y al año siguiente subirá al 14%. Sólo dos años antes, Estados Unidos había lanzado el cuarto satélite artificial de la historia y el primero en contar con panel solar que convertía al 9% de eficiencia.

Así, aunque su aspecto externo suele ser muy similar, y todos estamos familiarizados con los paneles solares azul oscuro, los cambios en todos estos años han ido encaminados a obtener una mayor eficiencia de conversión combinando nuevos elementos.

Este mismo 2020, las investigaciones más prometedoras van enfocadas a la búsqueda de placas solares eficientes y baratas. Empleando células solares de perovskita, se han alcanzado porcentajes de eficiencia del 25% a un coste menor que las clásicas placas solares de silicio.

Uno de los ejemplos más importantes de la tecnología conocida como vidrio fotovoltaico nace en 2014 en las instalaciones de la Michigan State University o Universidad Estatal de Michigan. Mediante una película de polímero invisible, convertía un vidrio corriente en una placa solar transparente.

Su nombre técnico, concentrador solar luminiscente transparente, al tratarse de una película fina y transparente, podía integrarse en cualquier superficie.

Es imprescindible, a día de hoy, pensar en arquitectura sostenible, lo que implica una buena noticia para el impacto del medio ambiente.

Fuente: El vidrio fotovoltaico en la era de los edificios inteligentes

Compartir

Adicionalmente, también puedes ver más publicaciones clasificadas entre Los Cinco Pilares:

Responsabilidad
Líder
Grupo
Actuación ética
Actuación eficiente

Para saber aún más

Noticias positivas

Noticias positivas

Vídeos para el cambio

Vídeos

Artículos con principios

Artículos

Suscríbete a nuestro Boletín